Tres formas de instalar un sistema solar

Un buen sistema solar no sólo se adapta a las necesidades del cliente, sino también a las condiciones estructurales del lugar. Para conseguir esta alineación, hay que responder a una pregunta importante desde el principio: ¿Dónde se puede instalar el sistema solar? Aunque la respuesta a esta pregunta es un poco diferente de un cliente a otro, normalmente hay tres formas de instalar un sistema solar.

Sistemas solares montados en el tejado

Cómo instalar sistemas solares: Montaje en el tejado
Un sistema solar montado en el tejado de Kim Duc(Vietnam).

Esta es la forma más habitual de instalar un sistema solar en el sector comercial e industrial. Como la mayoría de las empresas, especialmente las del sector manufacturero, poseen varios edificios o fábricas, la instalación de un sistema solar en el tejado suele ser la solución ideal. Al instalar el sistema directamente en el tejado, la energía solar puede producirse justo donde se consume. Además, los sistemas solares montados en el tejado son una forma estupenda de reutilizar el espacio de la azotea que antes no se utilizaba.

Sin embargo, la instalación de un sistema montado en el tejado depende en gran medida del análisis estructural del edificio en cuestión. No todos los tejados pueden soportar el peso adicional de un sistema solar. Por lo tanto, es posible que se necesiten refuerzos estructurales antes de comenzar la instalación.

Sistemas solares montados en el suelo

Cómo instalar sistemas solares: Montado en el suelo
El sistema solar montado en el suelo para la Universidad Adventista, Chile.

En aquellos casos en los que ni siquiera los refuerzos estructurales son suficientes, o en los que el espacio disponible en el tejado es demasiado pequeño, se instalan sistemas solares montados en el suelo. Estos sistemas solares suelen instalarse en zonas abiertas no utilizadas anteriormente. A menudo, los lugares de instalación están cerca del lugar donde se consume la energía solar.

Aunque los sistemas solares montados en el suelo consumen tierra, no la sellan. Hasta cierto punto, la naturaleza sigue floreciendo alrededor de los sistemas solares montados en el suelo, a menudo incluso beneficiándose de la sombra adicional que proporcionan los paneles solares.

Sistemas solares flotantes

Cómo instalar sistemas solares: Flotante
El sistema solar flotante de Rift Valley Roses, en Kenia.

Los sistemas solares flotantes son todavía relativamente nuevos y escasos. Como su nombre indica, estos sistemas suelen instalarse en depósitos de agua u otras masas de agua cercanas a las instalaciones del cliente. Gracias a los dispositivos flotantes, los paneles solares se asientan directamente sobre la superficie, donde producen energía solar limpia.

De los tres tipos de sistemas solares disponibles, los sistemas flotantes son los que ofrecen más ventajas. No consumen terreno ni requieren grandes cambios estructurales en el lugar, sino que simplemente flotan sobre el agua. Esta colocación ofrece ventajas adicionales. Gracias al efecto refrigerante del agua, el rendimiento de los paneles solares aumenta. Al mismo tiempo, la evaporación del agua disminuye gracias al efecto de sombreado del sistema. Una situación en la que todos ganan para el sistema solar y el depósito de agua.

La energía solar siempre encuentra un camino

La posibilidad de instalar sistemas solares de tres formas diferentes permite la máxima flexibilidad. Y no son mutuamente excluyentes. Para algunos clientes, se instalan tanto un sistema en el suelo como en el techo. O un sistema montado en el tejado se combina con un sistema solar flotante. Sean cuales sean las condiciones estructurales: Casi siempre hay una forma de instalar energía solar.