Cómo la financiación alternativa rompe el círculo vicioso de la energía solar flotante

Sistema solar flotante en Rift Valley Roses

Con innumerables beneficios que van más allá de la producción de energía limpia y asequible, no es de extrañar que los proyectos fotovoltaicos flotantes (FPV) se empleen cada vez más en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de su eficacia, los sistemas FPV siguen considerándose una tecnología de nicho. El impacto de esto es que están infrafinanciados, un Catch-22 de muchas tecnologías novedosas; se necesita un historial para asegurar la financiación, que es necesaria para crear ese historial. ¿Puede la financiación alternativa colmar esa laguna?

Inversores privados alemanes llevan la energía solar flotante a Kenia
La realización del primer proyecto solar flotante de Kenia sugiere que la respuesta es sí. El proyecto de 69 kWp fue financiado por crowdinversores en un solo día, con 125 alemanes que contribuyeron a su éxito. A pesar de que la tecnología fue recomendada por el Banco Mundial, la reticencia de los inversores institucionales o de los promotores a respaldar este tipo de proyectos ha sido especialmente pronunciada en los mercados emergentes: en consecuencia, el proyecto es uno de los pocos que funcionan en todo el continente africano.

Potencial mundial
Esto es aún más preocupante cuando se considera el potencial de la tecnología en África – y en todo el mundo. Las empresas agrícolas como Rift Valley Roses, la granja de flores que ahora cuenta con el emblemático sistema flotante de Kenia, dependen en gran medida del agua para su comercio y suelen tener embalses en el lugar para almacenar y gestionar el agua de lluvia. Los sistemas FPV no sólo ofrecen un uso eficiente de la tierra, sino que reducen la evaporación y podrían mejorar la calidad del agua al evitar la proliferación de algas.

El crowdinvesting rompe el círculo vicioso
Entonces, ¿cómo puede el crowdinvesting ayudar a aprovechar este potencial? El método de financiación es rápido y flexible, y permite a los inversores privados contribuir con pequeñas sumas a un proyecto de mayor envergadura y ganar intereses por sus inversiones. La rapidez permite la rápida realización de proyectos que, de otro modo, podrían enfrentarse a largos tiempos de espera y a una rígida burocracia, mientras que la flexibilidad es importante para una tecnología como la FPV, que presenta más complejidades que otros tipos de energía solar. Así, se interrumpe el círculo vicioso que frena el despliegue de esta impactante tecnología.

Construcción de un sistema solar flotante en Rift Valley Roses

El crowdfunding no es una bala de plata. Al igual que la tecnología FPV, aún se encuentra en una fase de nicho y no aportará los volúmenes necesarios para financiar plenamente el crecimiento previsto en el sector. Pero proporciona un puente necesario, crucial para demostrar los beneficios que aporta la FPV, beneficios que aún se están investigando y que requieren más estudios en diversas geografías para ser analizados.

El tercer pilar de la energía solar
La energía solar flotante se ha convertido en el “tercer pilar” de la energía solar, junto a los sistemas montados en el tejado y en el suelo. Se prevé que esta tecnología crezca un 22% anual hasta 2024, con un crecimiento del 27% en 2020. Sin embargo, esto está impulsado por los mercados asiáticos, que representan dos tercios de la demanda. El potencial de África y otros mercados emergentes apenas se ha tocado, y el déficit de financiación que ha ralentizado el despliegue de los sistemas solares más tradicionales puede tener parte de culpa.

Perspectivas
La tecnología fotovoltaica flotante va por un camino imparable. De todos modos, se generalizará, ayudando a las empresas de servicios públicos y a las pequeñas empresas a realizar la transición a la energía baja en carbono. Pero el tiempo es esencial; cuanto más rápido podamos poner en marcha los proyectos, más emisiones de CO2 evitaremos. Además, parte del mayor potencial se encuentra en las economías de más rápido crecimiento del mundo: si no surgen soluciones de energía verde para satisfacer sus crecientes necesidades, lo harán los combustibles fósiles.

El sistema FPV que ahora impulsa Rift Valley Roses puede ser el primero en Kenia, pero no será el último. A medida que crece la demanda y el interés, los promotores deberían mirar más allá de la financiación tradicional y considerar el poder que tiene la financiación alternativa. Aunque el crowdinvesting y la energía solar flotante pueden ser mercados de nicho, las compuertas están realmente abiertas.

Este proyecto se lleva a cabo en el marco del programa dena-Renewable-Energy-Solutions, iniciado por la Agencia Alemana de la Energía (dena) y apoyado por el Ministerio Federal de Economía y Energía (BMWi) como parte de la “Iniciativa de Exportación de Energía”.